Llamar a tu pizzeria en Barcelona te puede ayudar a comer sano

Llamar a tu pizzeria en Barcelona te puede ayudar a comer sano

Llamar a tu pizzeria en Barcelona te puede ayudar a comer sano

¿Eres un amante de la pizza en Barcelona? Si la comida a domicilio es tu salvación en muchas ocasiones, hoy te tenemos preparada una noticia que realmente cambiará para siempre tu visión de la dieta pizza y te mandará directo a la pizzeria. Pero antes, empecemos con un poco de historia.

Los orígenes

 

Origen de la pizza

 

La pizza, según dicen, nace en la Antigua Grecia, donde se empezó a experimentar con panes planos que luego se decoraban; aunque, en realidad, tal y como la conocemos ahora, la pizza viene de Nápoles, una hermosa ciudad al sur de Italia. Este plato popular, que hoy es de los más saboreados del mundo, data del siglo XVII y a lo largo del tiempo ha ido variando. Así, hoy puedes disfrutar de la sencillez de una pizza margarita o del exotismo de una pizza hawaiana.

Un plato simple y delicioso

La pizza es un plato simple: una base de masa y diversos ingredientes encima, según tu gusto y preferencia del momento. Sin embargo, a pesar de su sencillez, suele pensarse que no es muy bueno su consumo regular, pues podría engordar. Aunque esta idea está muy metida en la mente de las personas no es del todo cierta, y hoy queremos desenmascarar el mito que encierra esta delicia ancestral.

Buenas noticias para los amantes de la pizza

 

Dieta pizza

 

Según un estudio de la revista Men’s Health (“La salud de los hombres” en español), tras dos semanas de dieta, las personas que comían lo que deseaban el domingo, estaban más motivadas a seguir adelante con su plan de adelgazamiento.

En efecto, comer pizza puede llegar a ser un motivante para alcanzar los objetivos de peso que te has impuesto porque actúa como un premio.

Normalmente, las personas que están haciendo dieta sienten un fuerte deseo por romperla y cuando lo hacen se sienten algo tristes y creen erróneamente que han fracasado en su intento; así, abandonan la dieta y no consiguen su meta.

Justamente por este lado psicológico de la persona que está a dieta, los dietistas y nutricionistas defienden incluir un día libre en la dieta, que suele ser el domingo.
El domingo es el día de los compromisos con la familia, de pasarlo en casa tranquilamente, etc.

Por eso es el momento perfecto, fuera de la rutina semanal, para comer eso que tanto estabas esperando durante la semana. Sin duda, la pizza sería un excelente premio porque, además, la puedes pedir a domicilio y disfrutarla mientras ves una película o el partido de fútbol de tu equipo.

Este estudio realizado por Men’s Health fue realizado durante varias semanas y probó con total seguridad que una pequeña indulgencia a la semana ayuda a seguir el plan durante el resto de los días y, además, no hace daño a nadie. Por si fuera poco, te regala un buen recuerdo para los días siguientes.

Programar la ruptura de la dieta es mejor que seguir el deseo del momento y comer, por ejemplo, un chocolate o picar cualquier cosa entre comidas. Es mejor saber que el día elegido puedes comer la pizza sin sentirte culpable. Además, te aseguramos que la disfrutarás como nunca.

Repensando la disciplina

Cualquier persona que ha salido victoriosa de una lucha contra los kilos de más te dirá que la clave del éxito está en la determinación y la disciplina. Ahora bien, para que esa disciplina se convierta en un estilo de vida saludable, hace falta mucha fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad

 

cuerpo 10 pizza

 

La fuerza de voluntad no es algo tan natural para todos; prueba de ello es que algunas personas consiguen sus metas con más facilidad que otras. Esto no quiere decir que algunos no pueden adelgazar por su falta de voluntad.

Todo lo contrario. Lo único que hace falta es encontrar el modo correcto de hacerlo, la forma de lograr el objetivo que se adapte mejor a cada uno.

Especialmente para aquellos que suelen tener problemas para seguir las dietas, este método que defiende la revista Men’s health es bastante efectivo, porque relaja y repiensa la disciplina como algo que está muy bien, pero que para funcionar debe tener un punto de fuga por donde respirar.

Si tienes un día libre para comer una deliciosa pizza, la ansiedad de perder peso y tener el cuerpo 10 que tanto quieres se irá disolviendo poco a poco.

Además, así podrás sentirte más paciente y esperar los resultados de la alimentación sana con más calma y alegría, al saber que tu esfuerzo no solo será recompensado con una mejora de tu aspecto y de tu salud, sino también con el placer de tu pizza favorita.

Las dietas radicales no ayudan a bajar de peso

 

bajar peso, efecto yo-yo

 

A veces, en la desesperación de perder peso, ya sea por motivos personales o por razones ajenas a nosotros como, por ejemplo, la boda de un amigo o de un hijo, un viaje o la llegada del verano, nos vemos impulsados a buscar dietas radicales como la dieta Atkins, la dieta del limón o cualquier otra similar que priva a la persona de comer equilibradamente.

El riesgo de las dietas radicales no es simplemente que ponen en peligro tu salud, en realidad es que pueden no servir para nada. Es probable que, al principio, obtengas algún resultado, pero lo terrible de las dietas radicales es que no pueden durar eternamente y cuando se terminan, vuelves a coger los kilos perdidos.

El efecto yo – yo

Este efecto “yo – yo” del que mucho se habla es real y está científicamente comprobado. Por eso, si quieres realmente bajar de peso, tienes que considerar qué estás haciendo mal para haber llegado al punto de necesitar hacer dieta. Cuando te hagas esta pregunta, notarás que la respuesta es bien simple: has estado siguiendo un estilo de vida equivocado.

Entonces, lo que hace falta cambiar es simplemente ese estilo de vida, esa forma de alimentarte que no te ayuda a verte bien ni a sentirte sano. En cuanto la persona acepta que el verdadero objetivo es «tener un estilo de vida más sano» suele empezar a darse un cambio interno que permite seguir la dieta con mayor facilidad.

Pasar de un extremo a otro no es adecuado

 

Dieta pizza barcelona

 

Obviamente, si has estado viviendo hasta este momento con un estilo de vida poco sano y aún sin conocer la dieta pizza, y además ya quieres perder peso, pensarás que pasar de blanco a negro será lo mejor. Ideas como adoptar de lleno un cambio demasiado brusco pueden ser la puerta para el fracaso y la consiguiente decepción.

Lo más adecuado es planear el nuevo estilo de vida con mucha paciencia y con el consejo de un profesional de la nutrición o la dietética. Es mejor tener la obligación de rendir cuentas a una persona externa en algunos casos; el consejo profesional de una persona que tiene conocimientos profundos sobre los alimentos te ayudará a no fallar en la dieta y a encontrar el tipo de alimentación que más te convenga.

Dentro del plan, verás que están contemplados todos los tipos de alimentos que existen: carbohidratos, proteínas e incluso grasas. No te asustes, esto no quiere decir que vas a engordar más o que vas a obtener resultados pobres. Nada de eso.

En realidad, una alimentación equilibrada se consigue alimentándonos con un poco de todo, aunque, obviamente, si has engordado es porque no estabas haciendo un uso racionado de los alimentos.

Un modelo aconsejable: la dieta pizza.

Un ejemplo de que la pizza no engorda como pensamos viene del Chef Pasquale Cozzolino, natural de Nápoles y actual residente en Nueva York, donde trabaja en una pizzería. Este chef consiguió bajar de peso sin dejar de lado la amada pizza. Su historia es muy interesante porque es el clásico ejemplo de una persona que ha llegado al límite de la obesidad y está en una situación de riesgo para su salud. A Pasquale le habían avisado recientemente de la posibilidad de tener problemas cardíacos si no hacía algo para perder peso.

¿Qué hizo? Pues bien, dejó los dulces y los refrescos con gas, empezó a comer la mitad de sus raciones y aumentó las frutas y verduras. Pero no dejó la pizza, aunque cabe mencionar que las consume sin exagerar en los ingredientes. Para completar su estilo de vida saludable, añadió a sus tardes unas clases de kick boxing, un deporte divertido y perfecto para poder estar sano y ponerse en forma. Sus problemas físicos desaparecieron poco a poco: el dolor de rodillas, los peligros del corazón, el colesterol alto y una serie de molestias que estaban haciendo mella en su vida diaria.

 

kickboxing deporte pizza

 

El ejemplo de Pasquale y la recomendación de los expertos aseguran que la pizza puede ser una verdadera ayuda para adelgazar. Si bien es cierto que te aconsejamos que evites aquellas que son demasiado grasosas y prefieras las elaboradas con los mejores ingredientes clásicos de la dieta mediterránea y siguiendo el proceso de elaboración milenario. Te recomendamos usar este delicioso plato como una motivación para tu dieta y sorprender este verano con una sonrisa y un cuerpo diez. Y no olvides que, como decía el rey de Siria:

Caminante: come, bebe y nada más te importe.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree

TO TOP