Los equipos madrileños conquistan la Champions League con la pizza italiana

Los equipos madrileños conquistan la Champions League con la pizza italiana

Los equipos madrileños conquistan la Champions League con la pizza italiana

Cada vez falta menos para la Gran Final de la Champions League que enfrentará al Real Madrid contra Atlético de Madrid. Seguro que ya tenéis todo preparado, el lugar, los amigos o la buena comida y bebida. Todos recordarán la que será una noche entre amigos de buena pizza y el mejor ambiente en Barcelona. Y es que, siendo encima en Milán, la pizza debe ser la protagonista, ya lo decía un sabio, «la pizza es la mejor amiga del hambre» a lo que añadimos nosotros que también de cualquier buen partido, y sino mirad lo que les ocurrió a este grupo de amigos que llevan desde Cuartos de final preparándose para este gran momento. Solo una recomendación, pedid mucha pizza italiana, que la ocasión bien lo merece.

Calentando los estadios y encendiendo los hornos: ¡fútbol y pizza!

Futbol y pizza para llevar

Los Cuartos

Con gran expectación se jugó el primer partido entre el París Saint-Germain y el Manchester City que, para desgracia de los vecinos franceses, anotó 3 tantos. La noche acabó en un ambiente futbolero y animado pero sin claros favoritos para nuestros amigos. No ocurrió lo mismo con el partido entre el Wolfsburgo y el Real Madrid, donde los madridistas se quedaron roncos de maldecir al árbitro cuando el Wolfsburgo les coló un imponente 2-0. Ese día más de un culé durmió feliz, aunque no sabía todavía lo que le esperaba… A la vuelta en el Bernabéu, la épica remontada del Madrid cogió a más de uno desprevenido, y añadió mucha emoción a una semifinal que se preveía con una nutrida presencia española.

Solo Joan, Marta y Albert pudieron ver juntos los partidos del Bayer Múnich contra el Benfica, por supuesto mientras disfrutaban de una deliciosa pizza. En este duelo, la ida dio un triunfo ajustado al Bayern en el Allianz Arena, para alegría de Marta, que tras su erasmus en Alemania se había convertido en una gran aficionada del Bayern.

Pero como Joan era más próximo al vecino Benfica, se animó cuando el partido se igualó a la vuelta en Lisboa, con un ambientado 2-2. A pesar del empate, el temible Bayern se puso en semifinales, donde mediría sus fuerzas contra un valiente Atlético de Madrid, un partido que nadie se perdería. Pero antes, el Atleti tuvo que enfrentarse a un titánico Barcelona, que para alegría de unos y desgracia de otros, consiguió imponerse a la ida en el Camp Nou, con un 2-1. Esto puso en alerta al Atleti, que con el universal lema «partido a partido» de su entrenador, consiguió el triunfo en casa contra el Barça, 2-0, aunque la noche dejó muchas cosas más que contar…

Atlético de Madrid-Barcelona

Cuando Jordi llegó a casa de Albert e Isabel, ya estaban todos listos para la gran ocasión, eran los Cuartos y el ambiente estaba más que animado. Albert, que era muy culé, miró de arriba abajo a Jordi y le dijo:

Aa mi casa tu no entras con esa camiseta, mira que te lo dije el otro día.

Pero Jordi con su media sonrisa socarrona, le mostró las bebidas y los aperitivos que había comprado, y al final Albert, le dio una colleja amistosa y lo dejó entrar a regañadientes. Y es que nadie se iba a perder un momento tan importante, e incluso Marta y Joan, que solían llegar en la segunda parte de cualquier partido, ya llevaban media hora allí ayudando a preparar los aperitivos. Aunque claro, había tanta gente en la cocina, que al final, aperitivos lo que se dice aperitivos, quedaron pocos cuando llegaron a la mesa.

Comienza el partido

Futbol y pizza para llevar en Barcelona

Desde el minuto uno Joan no dejaba de mirar el móvil, claro, si es que había apostado unos cuantos euros por el Barça y no podía perder. El juego se ponía interesante, un córner aquí, una falta allí o un remate al palo y todos gritaban extasiados,

¡casi!, es que este tío es demasiado chupón, si no pasa, no va a meter nunca, ¡venga arriba todos, que sois muy vagos!

Con tanta emoción y nervios se les olvidó pedir la pizza, cuando Albert se dio cuenta se puso a culpar a los demás,

Que siempre lo tengo yo que hacer todo, ahora qué, como nos vamos a quedar sin pizza, ¡venga a llamar ya!

Aquí que pidieron varias pizzas, una artesana picante, para ir entrando en calor, la clásica y siempre deliciosa barbacoa, y una vegetal para Joan, que por ser vegetariano no iba a quedarse sin probar las ricas pizzas italianas. Además, ya que estaban, también incluyeron una calzone y para hacer honor a la tierra, una catalana, que les habían dicho que estaba buenísima, con su butifarra, sus monguetas blancas y, como todos sabemos que «amor sin besos, es como pizza sin queso» pues claro está, con doble de mozzarella. Ya veríamos si con tan rico menú no volvían a llamar para repetir.

La casualidad hizo que cuando más caldeado estaba el partido, cuando Griezmann se acercaba peligrosamente a la portería del Barça y la tensión se mascaba  en el ambiente, todos estaban a punto de saltar, unos de ira y otros de alegría, y llegó el gol y llamaron a la puerta.

Las caras eran de lo más variopinto y con tantos nervios, no se dieron cuenta que por un lado, tenían a un pobre pizzero esperando en la calle y por otro, que Joan con la emoción del momento había tirado en el sofá nuevo todo el refresco de cola que estaba bebiendo. Bueno, todo no, Marta se llevó otro tanto encima de su vestido nuevo y blanco

Pero qué haces, que has puesto todo perdido, mañana a primera hora te quiero ver aquí limpiándome el sofá!

fueron las palabras de un Albert enfurecido por partida doble: había metido el Atleti y, para celebrarlo, encima le habían puesto perdido el sofá.

Tranquilo Albert, que así cada vez que te sientes recordarás el pedazo de gol de Griezman y el partidazo que está haciendo

, dijo socarronamente Joan sabiendo que Albert precisamente no era muy colchonero, aunque todavía le quedaría un poco más que sufrir esa noche, y precisamente con el dichoso Griezmann de nuevo.

Un final ¿feliz?

La noche acabó en triunfo del Atlético de Madrid, con un 2-0 con unas caras de alegría, otras de tristeza, pero sobre todo, unas ganas enormes de volver a disfrutar del siguiente partido juntos y disfrutando de las deliciosas pizzas. Y es que a los dos minutos de abrirlas ya las habían devorado, llegando a parecer aquello más un partido de rugby que una reunión entre amigos. Es obvio que con ese aroma que desprendían los deliciosos ingredientes horneados y crujientes, nadie se podía resistir, y en pocos minutos solo quedaba el cartón.

Las mejores pizzas para llevar

Llegan las Semifinales

Después del triunfo contra el Barça, el Atleti se medía con otro de los grandes de Europa, el Bayern, en dos partidos decisivos, por lo que todos estaban pegados al televisor expectantes. Así, en el Calderón, estos se impusieron por la mínima con un gol antológico de Saúl en el primer tiempo. A pesar de que en la segunda parte el Bayern recuperó bravura y fuerza, no consiguieron anotar otro tanto para dar la vuelta al marcador. Fue ya en Múnich el pasado 3 de mayo cuando el partido se resolvió favorablemente para el Atleti y a pesar de los dos goles del Bayern, este metió uno, al que se sumó el de casa, y por la regla del gol visitante, consiguió proclamarse el primer clasificado para la ansiada final.

El 26 de abril vimos un tibio Manchester City- Real Madrid que para suerte de los merengues se cerró con un 0-0 en tierras enemigas. Aunque los ingleses entraron para comerse el mundo, fueron poco a poco desapareciendo como la pizza en la mesa, salvo por algún sustillo que Navas supo resolver a tiempo.

En la segunda parte hubo un mayor ambiente con dos tiros a puerta y un mejor juego blanco. La noche, aunque poco resolutiva, si que preparó el ambiente para la vuelta en el Bernabéu el 4 de Mayo. Ninguno de los amigos se perdió el partido, madridistas, culés o atléticos, no podían romper la tradicional reunión futbolera, con las  bebidas, aperitivos y la ya emblemática pizza italiana.

La suerte estuvo de manos del Madrid desde el principio, cuando un error de Fernando les dio ventaja en el marcador, algo que aprovecharían estos para adelantarse en el partido. Aunque hubo varias oportunidades mal aprovechadas, la ausencia del City hizo que el Real Madrid acabara siendo el claro vencedor y clasificado para la Final ante el Atleti.

Pizza para llevar en sagrera

La gran final en Milán y con una buena pizza

A las puertas del cielo, Real Madrid y Atlético de Madrid aguardan ansiosos medir sus fuerzas en el estadio Giuseppe Meazza de Milán. Una esperadísima final que mantendrá a toda Europa pegada al televisor el 28 de mayo. Que, haciendo honor al anfitrión, no puede verse sin una deliciosa pizza en la mano.

Al menos así será como la verán nuestro grupo de amigos, que repetirán en casa de Albert. Esperemos que en esta ocasión se acuerden de pedir las pizzas nada más reunirse y disfruten del partido con su rica porción en mano. Así que como «ningún jugador es tan bueno como todos juntos» como nos dijo Di Stéfano, que ganen los mejores, y por supuesto, ¡que corra la pizza!

pizza sabrosa en barcelona

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree

TO TOP